Provinciales

CENTRO AGUARÁ, UNA EXPERIENCIA INSPIRADORA PARA LA RESERVA ISLA LAS DAMAS

Catalina Mancedo, guardaparque e integrante del equipo del Centro de Conservación Aguará, conto sobre el trabajo que realiza esa entidad que forma parte del Complejo Ecológico Correntino. La entrevista resultó oportuna y didáctica teniendo en cuenta de que Goya cuenta con una Reserva de soberbias proporciones y con una diversidad biológica como la de isla Las Damas en la que la Municipalidad pone esfuerzos para proteger y hacerla accesible para el público que quiera conocerla.

El Centro Aguará es un espejo donde debe mirarse todo proyecto que busque la protección de la fauna silvestre y la promoción del cuidado del medio ambiente.

Dicho Complejo tiene 32 hectáreas y contiene 30 especies de animales. Está por ruta provincial 98, kilómetro 5, a solo 5 kilómetros de la Villa Turística de Paso de la Patria. El Centro de Conservación tiene como misión rescatar animales salvajes que por alguna razón terminan en la ciudad donde son capturados, y rehabilitarlos para después poder volver a reintegrarlos a su hábitat natural.

El Centro se ocupa desde hace siete años del cuidado y la preservación de la fauna silvestre nativa. Se preocupan por concientizar a la población de que los animales silvestres no pueden ser mascotas del hogar. Por eso quieren abrir las puertas del Centro para que más correntinos sepan cómo es la labor que cumplen, educar y crear conciencia.

 “En el 2009 sale una ley de creación del Centro Aguara. Los animales que aloja ya no son usados para exhibición ni entretenimiento. El mensaje que nos dejan es que ya no pueden volver a su ambiente natural por el solo hecho de haber vivido toda su vida en cautiverio”, dijo Catalina Mancedo.

“La cantidad de animales rescatados va aumentando porque los vecinos ya saben dónde comunicarse cuando ven un animal silvestre lastimado o cuando está en el patio de su casa. De esa manera se lo puede rescatar al animal. Por día estamos teniendo de 3 a 5 rescates, son animales silvestres, y a veces tenemos crías de monos carayá que son separados de sus madres.

En los barrios de Corrientes se los quiere tener de mascotas, lo cual está mal. También hay aves que son lastimadas con gomeras, lastimados por atropellamiento, o animales que sufren maltrato, que entran lastimados a Aguara y que tienen que pasar un tiempo antes de ser liberados”, comentó la guardaparques.

“Contamos con el apoyo de un gran grupo de voluntarios, estudiantes de las carreras de Veterinaria o de Biología. También a las personas que se ocupan de las crías, animales huérfanos donde hay un abanico de personas que cursan distintas carreras: Ciencias Económicas, profesores de inglés…, ahí tenemos rubros más amplios. No se necesita estar en una carrera de Veterinaria para ayudar en el trabajo del Centro Aguará”, destacó.

“Hay gente a la que le gusta el carpincho cuando es cachorro y lo quiere tener en su casa. Pero después se da cuenta de que es el roedor más grande del mundo y sus dientes lastiman. El problema que tenemos hoy en día es que hay gente a la que le gusta domesticar animales silvestres. Eso está mal, porque la mayoría de los animales domesticados ya no tiene la oportunidad de volver a ser libres”, indicó.

“`Por caso, el yaguareté viene a Corrientes a cumplir el rol de depredador para que el ambiente esté completamente sano”, recalcó.

Subir