Internacionales

Escándalo en Brasil por los cierres masivos de plantas de Ford

La compañía aseguró que en la Argentina y en el resto de la región se comercializarán hasta agotar los stocks los modelos Ka, del que se vendieron 10.217 unidades en 2020 en el país, y la Ecosport, que sumó 7.453 patentamientos el año pasado, que se importaban desde Brasil.

BRASILIA, BRAZIL – MARCH 17: Brazilian President Jair Bolsonaro speaks with press before meet with supporters amid the COVID-19 outbreak (COVID – 19) at the Palacio do Alvorada March, 17, 2020 in Brasilia, Brazil. Bolsonaro has already done two tests for COVID-19, the first was negative and now awaits the result of the second. The examinations were done after a scare over a trip on which at least one member of his staff came back positive and was in contact with US President Donald Trump. (Photo by Andressa Anholete / Getty Images)

Luego de que la automotriz estadounidense Ford anunciara este lunes el cierre de sus fábricas en Brasil, el presidente Jair Bolsonaro afirmó este martes que la compañía “no dijo la verdad” sobre la decisión de dejar de producir en su país y acusó a la empresa de querer recibir incentivos fiscales para quedarse.

“A Ford le faltó decir la verdad. Ellos querían seguir recibiendo subsidios de 20.000 millones de reales (4.000 millones de dólares) como hicieron los últimos años con el dinero de impuestos de ustedes, para seguir fabricando autos”, exclamó Bolsonaro a seguidores en la puerta del Palacio de la Alvorada, residencia oficial.

Tras dar a conocer la noticia del cierre, la compañía internacional informó que abastecerá ese mercado con vehículos importados de Argentina, Uruguay y de terceros países, como parte de un proceso de reestructuración global.

La automotriz precisó que en Brasil “la producción cesará inmediatamente en las plantas de Camaçari y Taubaté, continuando con la producción de algunas piezas por pocos meses para dar soporte a inventarios para atender el mercado de reposición”.

La empresa mantendrá en el país su Centro de Desarrollo de Producto en Bahía, su Campo de Pruebas en Tatuí, San Pablo, y sus oficinas centrales regionales en San Pablo, y continuará atendiendo a sus clientes con operaciones de ventas, repuestos, servicio y garantía en Brasil y Sudamérica.

Entre los efectos de la medida, se aseguró que en la Argentina y en el resto de la región se comercializarán hasta agotar los stocks los modelos Ka, del que se vendieron 10.217 unidades en 2020 en el país, y la Ecosport, que sumó 7.453 patentamientos el año pasado, que se importaban desde Brasil.

La salida de Brasil implicará cargos extraordinarios por US$ 4.100 millones, es decir unos US$2.500 millones atribuibles a despidos, rescisiones y acuerdos; y otros US$1.600 millones relacionados con la baja de créditos fiscales y con depreciaciones y amortizaciones aceleradas.

Subir